martes 12 de junio de 2007

 

El comunismo, un ideal maligno

"Cuando, a la edad de 12, en tiempos de la revolución rusa, escuché por primera vez el principio comunista de que el hombre debe existir para al bien del estado, percibí que este era el tema esencial, que este principio era maligno, y que no podía sino conducir a algo maligno, independientemente de sus métodos, detalles, decretos, políticas y promesas". Esto escribió Ayn Rand en la introducción a We the Living.

Décadas después, aquella malignidad se cuenta por millones y millones de cadáveres. De millones y millones personas muertas por el hambre, o por la violencia a manos de dictaduras espantosa que pretendían "hacer al hombre nuevo" para alcanzar el ideal comunista.

En fin...hoy, en Washington D.C. se llevó a cabo la dedicatoria del Victims of Communism Memorial, un acto de justicia que recuerda a los que murieron por el ideal maligno de Marx, Lenin, Stalin, Mao, Hoh Chi-min, Castro, y demás.

Rand, que creció en la Unión Soviética, siempre luchó contra el totalitarismo. Consistente, como siempre, no distinguía entre totalitarismos buenos y malos. Sabía que todo totalitarismo atenta contra la dignidad humana y que por eso es intrínsecamente malo. Maligno.

Luis Figueroa

Etiquetas: , ,


Comentarios: Publicar un comentario en la entrada





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]