jueves 1 de marzo de 2007

 

Un spa intelectual

Con sesiones sobre filosofía, la obra de Ayn Rand, ciencia cognitiva, matemáticas, el amor, música y poesía, el Summer Seminar 2006 de The Objectivist Center fue un spa intelectual.

Fueron 5 días de sesiones que empezaban puntualmente a las 8:30 e iban terminando a eso de las 21:00, para luego continuar en The Common Room con música, cerveza y pretzels. El Summer Seminar de TOC es una oportunidad para intercambiar conocimientos; pero también lo es para conocer gente extraordinaria con la cual uno no sólo comparte valores, sino que se muestra generosa a la hora de compartir ideas.

Yo tenía ganas de ir al Seminario desde que un amigo fue en 2000 y regresó contando maravillas. Yo esperaba mucho porque siendo estudiante de objetivismo estaba convencido de que iría a escuchar a grandes como David Kelley, Tibor Machan y Ed Hudgins; pero mis expectativas se quedaron cortas.

En esta ocasión conocí la música de Mussorgsky, gracias a Michael Shapiro; y se me erizaron los brazos al escuchar los poemas de Berton Braley, gracias a Linda Abrams. ¿Quién iba a decir que, después de haber perdido consistentemente la clase de matemáticas durante toda la secundaria, yo iba a lamentar no haber ido a la clase de Marty Lewinter sobre The Beauty and Cleverness of Mathematics?

Ahora que he regresado he notado que todavía existe la creencia de que todos los objetivistas son parte de un grupo cerrado de ortodoxos; y ciertamente que, al menos en TOC, eso no es así. He concluido en que aunque todos compartimos un profundo respeto por la obra de Ayn Rand, en este grupo en el que hay gente de entre 20 y 80 años de edad, abundan la benevolencia y el amor por la libertad, valores que descartan toda actitud hostil hacia el intercambio de ideas y a los cuestionamientos propios de la ciencia y de la filosofía.

¿Qué me dejó el Seminario? Me dejó más convicción en la necesidad de ser consistente, más conocimientos, más confianza en que le gente buena es mucha más de la que a veces estamos dispuestos a creer que hay y muchas ganas de volver.

¡Por la libertad, y la razón!

Luis Figueroa*

*Luis Figueroa es columnista del diario guatemalteco Prensa Libre y profesor de Filosofía Social en la Universidad Francisco Marroquín.

Comentarios: Publicar un comentario en la entrada





<< Página Principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]